La Alpujarra Almeriense, la que fue el último refugio de Al-Andalus, sigue tan morisca como entonces, repleta de pueblos blancos, con una arquitectura singular y una historia que se baña en el rio Andarax. Ofrece hoy en el siglo XXI el encanto de un lugar único y el saber vivir de un pueblo, abierto y hospitalario, que sin duda es el patrimonio más valioso de la comarca.

Te ofreceremos la oportunidad de conocer la Taha de Marchena una alcazaba- ciudad compuesta por 10 pueblos de la alpujarra. También la Taha del Andarax situada en Laujar de Andarax, cuya fue el centro de la una de las rebeliones moriscas.